Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 
Compartir en Menéame
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
brujo2

Historia del Club actualizada al año 2006, cuando los fundadores ya son viejos y yacen enterrados en profundos ataúdes que... ejem, leedla que está guapa.

 

 

Nehwon..., una vasta burbuja ascendiendo sin cesar a través de las aguas de la eternidad, como ligero vino espumoso... o, para ciertos moralistas, como un globo de gas hediondo procedente de la marisma más legamosa e infestada de gusanos.

Lankhmar..., un continente firmemente asentado en el sólido interior acuoso de la burbuja llamada Nehwon, con montañas, colinas, ciudades, llanuras, una costa recortada, desiertos, lagos, también marismas y campos de cereales, sobre todo campos de cereales, fuente de la riqueza continental, extendidos a cada lado del Hlal, el mayor de los ríos.

En el extremo septentrional del continente, en la orilla oriental del Hlal, señora de los campos de cereales y su riqueza estaba la ciudad de Lankhmar, la más antigua del mundo. Lankhmar, protegida por gruesas murallas contra bárbaros y bestias, con sus suelos cubiertos de gruesas losas contra toda clase de seres rastreros y roedores...

Una vez concretado el espacio geográfico (la descripción se la he robado al magnífico Fritz Leiber, por favor, donde pone Nehwon entended València, y donde pone Lankhmar pensad en Gandia), pasamos a relataros esta sorprendente y extraordinaria historia.

Esta historia de la que os hablo no es tan antigua como la de la humanidad pero quizás sí de la misma importancia o más. Sí, yo creo que haciendo un acto de humildad podríamos decir que sí, de más.

mascara2 Corrían los años noventa. ¡Guau, qué época! Teníamos Olimpiadas en la televisión, corrupción política por televisión, vigilantes de la playa y, lo más importante, también teníamos una guerra de Irak, no sé si el mismo Irak u otro, ¿hay varios?

Pues bien, varios compañeros del colegio (entonces octavo de EGB) estuvimos hablando sobre una forma de ocio diferente que conocíamos, un juego al cual habíamos jugado con anterioridad dónde la imaginación y el mundo fantástico se desbordaban por tu mente. Mundos de héroes y monstruos, de princesas y caballeros, etc., etc. Hablamos del Dungeons and Dragons, ¡¡ CHAN, CHAN!! Por esas fechas decidimos juntarnos el grupito de amigos que éramos y disfrutar de estas partidas. Después de unas cuantas, se incorporaron conocidos y amistades de algunos.

Este grupo comenzó sus primeras sesiones con el D&D, Aquelarre, MERP y Star Wars. También le pegábamos, a parte de al vino barato, a batallas con miniaturas de plomo y juegos de mesa, muchas veces con reglas diseñadas por nosotros. Al principio, como todo club que conozca la dureza de la vida humana y terrenal, empezamos jugando en la casa de cada uno, aprovechando cuando la familia no estaba y así poder jugar sin molestar ni ser molestados. Después tuvimos la suerte de poder utilizar la casa de la abuela de un militante del club de rol en la calle Ferrocarril d’Alcoi. Muy bien, compramos una pizarra vileda, lápices, hicimos fotocopias de infinidad de hojas de personaje, etc. No teníamos cuota sino que cuando se tenía que comprar algo se dividía el coste i amollábamos cada uno la parte que nos correspondía. Lo que más recuerdo de esa etapa (1991) es el Advanced Dungeons and Dragons, los cabrones de los minotauros, y la habitación contra el estrés dónde nos metíamos para repartirnos sopapos en la oscuridad. Éramos bastante anarquistas en el mal sentido de la palabra, mil disculpas a Bakunin. De esta vivienda pasamos a otro piso, situado en la Avenida República Argentina, propiedad de los padres de uno de nosotros. Era enorme, teníamos una habitación dedicada a Warhammer y todo. Por estos días (1992) ya teníamos unos estatutos o normas del Club de Rol y una cuota de 300 pesetas mensuales. Compaginábamos el rol los viernes i domingos con salidas a la montaña y a explorar cuevas de La Safor (qué temerarios...). Se unió al grupo gente del Instituto, y formamos un una pandilla de amigos roleros de no más de diez personas. Elegimos el nombre de “Club de Rol El Señor de las Pulseras”, aparecimos en la revista Líder y adquirimos una mascota, un murciélago que tuvimos en una jaula hasta que lo liberamos una noche por humanidad (¿o animalidad?) Bueno lo mismo es, o lo mismo somos...

La primera campaña de captación de socios era una cuartilla con un dibujo de Asterix. Desde luego, los que se apuntaron debieron hacer acopio de mucho valor. Club de Rol... dibujo de Asterix... piso vacío... vaya tela...

El año 1993 con ilusión de organizar unas jornadas y dar a conocer nuestro hobby en nuestra ciudad, acudimos al Ayuntamiento y nos informaron de los pasos para constituir una asociación juvenil e ingresar en el Consell de la Juventud. Las primeras Jornadas de Rol, Estrategia y Simulación vieron la luz en agosto de 1994, en al Casal Fallero de la Vila Nova. Las reuniones para jugar el resto del año eran en la calle Alfonso XIII, que era la sede del Consell. Quedábamos siempre los viernes por la noche i los domingos por la tarde, aunque nos veíamos casi todos los días.

De ésta tercera ubicación pasamos a la calle Purísima, y más adelante al enorme local de la calle Pellers (entonces Curtidors). A partir de estos momentos nuestro Club de Rol ha estado muy involucrado en el Consell dels Joves, desempeñando responsabilidades, primeramente porque nos hemos creído siempre el proyecto del asociacionismo juvenil y, en segundo lugar, porque siempre ha sido la sede del Consell la nuestra también.

Todos los años, a parte de las jornadas de rol se organizaban noches alternativas con los amigos de Cheko, 24 horas de estrategia, roles en vivo sobretodo en Halloween, rol en los institutos de secundaria, partidas en fiestas de pueblos i muchas más actividades. En cuanto a las Jornadas, las segundas ya fueron en el local de Pellers, y más tarde en la Casa de la Natura en el parque Ausiàs March. El Amiga, las redes de ordenadores, la mistela, los manguis de turno... se podrían contar miles de anécdotas, más de las que pueda contar el maestro Yoda, que en paz descanse.

El año 2002 el Consell dels Joves de Gandia sufre una crisis muy grande, nos quedamos sin local de un día para el otro, y no es un decir. DE UN DÍA PARA EL OTRO. Una noche la gente del club de rol, cual porteadores africanos, más dos miembros de la directiva del Consell, nos curramos el traslado de todo a un local de una conocida. Limpiamos el local (una antigua guardería infantil), lo pintamos i de facto creamos allí la nueva sede del Consell del Joves i del club de Rol, por supuesto. En las elecciones del 2002 para el Consell conseguimos la presidencia de la entidad (2002-2004). El Consell dels Joves, gracias a nuestro esfuerzo renació de las cenizas y se convirtió en lo que es ahora. Mucha gente de nuestra asociación se dejó la piel por la ilusión de un lugar de encuentro para los jóvenes de la ciudad. Se consiguió recuperar el prestigio, el dinamismo, las subvenciones perdidas anteriormente. El logro más grande fue la firma de dos convenios de financiación regular por parte del Ayuntamiento, uno para las actividades del Consell, y otro para la gestión del nuevo Casal Jove ( personal, actividades, etc.). En total suman bastantes millones de las antiguas pesetas. Nuestro modelo era que se creara una base sólida formada por técnicos que evitaran las crisis y vaivenes de otras épocas. La prueba está en cómo funciona hoy en día el Consell.

El nuevo Casal Jove, por el que nuestra asociación y amigos de otras han luchado, nos ha mejorado cualitativa y cuantitativamente las condiciones para jugar i disfrutar de nuestra locura friki todos los días (y noches de luna llena) que queramos. Nos falta un local propio, asignatura pendiente para todos los setiembres, pero llegará, tranquilos, si no lo inauguramos nosotros lo harán nuestros descendientes. Por tanto ya sabéis: tened hijos y que se escampen por el mundo (Levítico, no se qué...).

dimoni2

 

La creación de la Federación de Clubs de Rol de la Comunidad Valenciana, Fevarol, fue uno de los hechos más destacables de esta época, junto con la iniciativa de organizar las Jornada de Rol en el Polideportivo de la ciudad.

Para finalizar es hora de brindar por el Dragón Beodo, flor y nata de la juventud rolera gandiense, infantes hijos del Señor de la Pulseras, la cual está formada ya por abuelos treintañeros que juegan al AD&D y tienen que pagar hipotecas, necesitados de sangre fresca, nueva, fuerte y más joven para que nuestra afición dure per secula seculorum...

Por último un recuerdo a todos estos goblins y orcos, minotauros y trasgos, nacidos de los infiernos más profundos de La Safor y otros rincones de Newhon: Sergi, Gema, Dino, Richi, Loles T., Loles O., Jorge, Turbo, Carlos, Nikolai, Lobo Hellstorm, Luis, Andrés S., David O., Salva, Enrique, Ernesto, Néstor, Naoki, Jose Miguel, Ryo, Javi, Roberto, Iván, Periko, Héctor y Pablo o Pablo y Héctor, Pardo, Jose Ferrandis, Irene, Mariola, Juanjo, Marta, Sergio Pasky, Leticia, Dani G., Fran, Empar, Juan, Fredy, Oscar V., Pablo U.,Yosu.

Y a Toni Deusa y Marcel.lí Giner por hacer posibles las Jornadas.

Siempre te olvidas de alguien importante, lo siento por adelantado.

Acabo por fin, sí por fin, con una maldición para un tal Clark Ashton, no concuerda mucho con nada de lo que he hablado , pero queda guay.

Maldición final: Caiga una maldición sobre el maestro Clark Ashton Smith y todos sus descendientes, pues quiso indagar en mi cerebro y marcharse, falso agente infiltrado de mis antiguos enemigos. ¡Caiga sobre él la Larga Muerte, la agonía paramental cuando muera como mueren todos los hombres! El FULCRO (0) y el CIFRADOR (A) estarán aquí, en su amado 607 Rhodes. Yo estaré descansando en mi punto previsto (1) bajo el Asiento del Obispo, las cenizas más pesadas que jamás sentirá. Luego cuando el peso esté en el Monte Sutro (4) y Monkey Clay, (5) (4) + (1)= (5), sea su vida aplastada. Convertida en cifra en mi libro-50 (A). Sal al mundo, mi pequeño libro (b), y espera en cajas y acecha en estantes para el comprador inconsciente.

¡Sal, mi pequeño libro, y rompe algunos cuellos!



David Mafé.

Agosto 2006