Posiblemente las jornadas más esperadas del verano (después de las nuestras, claro), celebradas en Mollina, Málaga.